Reflexiones disidentes

Y cuando parecía ser otro año más  o menos similares a los anteriores, el mundo se puso patas arriba. Será que  esto es un efecto colateral de las agresiones  que produce la Humanidad a la Madre tierra? o un simple mecanismo de adaptación de la vida microbiana re acomodándose a nuestras condiciones de vida, nuevos estimulos quimico-contaminantes que refuerzan su capacidaad de superviviencia y le convierten en un super microbio, con gran capacidad de  instalarse en nuevos anfitriones?   o será solo el infeliz en cuentro  de un nuevo microorganismo, vía el exótico omnivorismo humano, con un nuevo y fertil huesped, luego de  decadas del humano de  intoxicacion y dieta antinatural? Algunos sospechan de la mala intención humana y  atribuyen un origen premeditado, señalando  intervención  del hombre y un laboratorio de  por medio, una especie de  anticipo de una guerra bacteriológica que se les fue de lasmanos?

Y enotnces llego la  cuarentena, las restricciones de viaje, los tapabocas y los equipos de bioseguridad. Sin embargo la  enfermedad convertida en  repentina moda continúo, da la impresión que  en cuarentena y con todos encerrados en  los ambientes cerrados de casa y con la anonima precensia de los asintomáticos, el festín del contagio  se intensifico y continuaron danzando las cifras de muertos y heridos.  Son simples preguntas, aveces sospechas  que presienten entre lineas  de la  circunstacnicas,  camuflados intereses y calculada informacion. Qué hay detras de lo que se dice? cómo  saber lo que cuidadosamente se evita mencionar? Ahora nos hablan de una segunda ola y luego  habra una tercera? Y una cuarta incluira  una generalizada epidemia de miedo, terreno fértil para sembrar medidas y disposiciones que en otro contexto serian inaceptables?

Más  allá  de  estas interrogantes  y mientras mi libertad me mira pensativa observo como mi optimismo se pone  de pie y mirando en las cuatro direcciones  constata que la vida continua siendo magica, que los atomos continúan  danzando y las semillas germinando. Alguien me dijo hace poco que  en su ciudad  murió el silencio y que nadie fue  al sepelio pero que luego llego la música  y la fiesta de la vida continúo  celebrando el naciiento de nuevos instantes que podrian germinar en oportunidades, usando el abono de la creatividad.

Entonces me tranquilizo, me continúa  sucediendo la vida, mi consciencia me dice, sigamos fabricando  buenos recuerdos y tejiendo nuevas solidaridades, vigilando de cerca  a nuestra libertad para que sus multiples colores, continuen  pintando  nuestros dias. Constato tambien que mi raiz permanece intacta y que la zona sagrada de mi vida no fue profanada, que podemos continuar  celebrando amaneceres y que todas las terribles novedades, podrian ser  recursos para fortalecernos mientras duplicamos el alerta sereno  y las ganas de  vivir la vida , como  fiesta sagrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.